12 de octubre de 2010

Pensión "Baby-Boom" (3***)


Hoy repito con noticias de “prensa”.

"La CEOE insiste en la urgencia de la reforma de pensiones".

El titular también añade:  “Para que España gane "credibilidad" “Es partidaria de un aumento "sustancial" del periodo de cálculo de la pensión y de alargar voluntariamente la edad de jubilación”.

Dejando atrás que aquí se pretende reformar todo menos lo que mueve el dinero, (y ahí lo dejo), me gustaría centrarme en un hecho del que nadie habla, pero que nos afecta a muchos y a otros que vendrán después.

A día de hoy, cuando todas las reformas están tocando al conjunto de los trabajadores y donde al parecer poco o nada podemos alegar, me pregunto si habrá alguien que plantee la necesidad de cambiar también la mentalidad empresarial de este país.

Ahora, pasado el gran recorte de derechos que hemos sufrido, le toca el turno a las pensiones y también aquí, la CEOE tiene una gran cantidad de cosas que pedir (y a la vista del resultado de la Reforma Laboral no me extraña nada que tire a lo alto, igual les vuelve a tocar “el gordo”).

Otra noticia, fechada en abril pasado, nos alertaba con el siguiente titular:

Continúa la noticia diciendo:

“El número de parados mayores de 45 años ha superado por primera vez en la historia la barrera del millón, hasta situarse en 1.038.500 desempleados a cierre de 2009, según un informe elaborado por la patronal de grandes empresas de trabajo temporal (Agett)”.

“Desde que se inició la crisis, la tasa de paro de los trabajadores mayores de 45 años se ha duplicado, pasando desde el 5,9% del tercer trimestre de 2007 al 13,4% en el cuarto trimestre de 2009”.

Pero si consultamos los datos del segundo trimestre de 2010 (anexo de tablas) que ofrece el Instituto Nacional de Estadística (INE), nos encontramos con los siguientes datos:

                   AMBOS SEXOS

4.645,5
                  De 16 a 19 años

255,8
                  De 20 a 24 años

615,3
                  De 25 a 54 años

3.413
                  De 55 años y más

361,1
 
(que se entienda: Total: 4.645.500 parados; 3.413.000 entre 25 y 54 años)

Desconozco cual ha sido el criterio utilizado para crear estos intervalos de edad, pero no deja de resultar curioso el más "abultado" de todos, algo así como "el cajón desastre".

De 16 a 19 : 4 años
De 20 a 24: 5 años
De 25 a 54: 30 años
De 55 años y más: 10 años (o más)

Más curioso es aún  cuando sabemos que por “costumbre” y por “bonificaciones” el parado de 45 años marca un antes y un después ante la posibilidad de acceder a un empleo.

¡Qué raro que no hagan un intervalo a partir de los 45!, ¿verdad?. Será casualidad.

No deberían sorprendernos que la tasa de paro en la población de más de 45 años suba, lo seguirá haciendo en los próximos meses o años.

¿Por qué?

-Porque los de 40-45 años somos muchos, no en vano formamos parte del “baby-boomde los años 60 y 70. Los mismos que hicimos rebosar las aulas de los colegios, llenábamos el cupo del Servicio Militar  o colapsamos la educación universitaria.

-Porque con la nueva Reforma Laboral aquellos que lleven una cantidad de años trabajando en una misma empresa se han convertido en los candidatos perfectos para engrosar las colas ante las oficinas de empleo. Con  solo “alegar” que “el futuro será incierto”, los empresarios pasarán de pagar indemnizaciones de 45 a 20 días por año trabajado. ¡Menos de la mitad! Un chollo. Sin duda no dejarán escapar la oportunidad, por si acaso “cambien la Ley”.

Y ¿entonces?

Entonces será cuando el sistema se colapse de nuevo, teniendo una tasa de paro entre los mayores de 45 años nunca vista en la historia y, si los “gustos” empresariales continúan siendo los mismos que hasta el momento, encontrar una solución será imposible.

Y para complicar más el asunto, ya se habla de aumentar de 15 a 20 los años necesarios para el cálculo de la pensión y, por si fuera poco, ampliar la edad de jubilación legal de los 65 a los 67 años.

Veamos en la ilustración cuál es la situación en la actualidad.



Pongamos como media general que un ciudadano empezó su carrera laboral a los 25 años, como muy pronto (hoy, incluso, ocurre mucho más tarde).

A los 40, si ha tenido la suerte de poder trabajar a jornada completa y sin períodos de paro, habrá logrado cotizar 15 años. (La mayoría de las veces son muchos menos).

Pero con 40 ya es “viejo” para las empresas, aunque aún le falten 25 años para alcanzar la edad de jubilación legal actual; 25 es mucho más que lo que lleva trabajado hasta el momento.

Y el que no se lo crea que busque y lea algunas de las pocas ofertas de trabajo que se publican hoy en día.

¿Quién va a emplear a los miles de “cuarentones” que van a quedarse sin empleo en los próximos meses al “amparo” de la Reforma Laboral?

Lo que no debe hacerse es pretender aumentar los años de cotización y la edad de jubilación legal bajo la premisa del incremento previsto de la esperanza de vida y se olvide que, también, ha cambiado el modelo de sociedad en estas últimas décadas.

Los padres y  madres (pocas) de los “baby-boom”  comenzaron a trabajar muchísimo antes que nosotros; con otras precariedades, cierto, pero también con menos tiempo exigido para cobrar sus pensiones. Y también formaron familias a edades más tempranas.

En las últimas décadas el asunto cambió.

-La formación se alargó considerablemente, siendo completamente normal traspasar los 25 años con los libros bajo el brazo.
-La incorporación al mundo laboral, de ambos sexos, se incrementó hasta el final de la veintena.
-La formación de familias o la independencia de ellas  se ha pospuesto hasta pasados los 30 años, de manera habitual.
-Es muy normal que las familias “de 40” de hoy  estén criando a niños de Primaria, que con mucha  suerte celebrarán su graduación universitaria (o lo que sea) con la misma comida familiar que celebrarán sus padres su jubilación.

¿Y somos ”viejos”  para trabajar?.  ¡Qué raro! Porque según “el incremento previsto de la esperanza de vida” estamos hechos unos chavales, al menos para cobrar jubilación.

Y para rematar, otra declaración extraída de la misma noticia que abre este post.

"El sistema debe incentivar los años de trabajo, no el mero acceso a una edad, de forma que largos periodos de cotización sean el elemento primordial que dé lugar al derecho a la prestación", asegura la organización empresarial, que insiste en que, de manera complementaria a esta medida, se apueste por el retraso voluntario e incentivado de la jubilación.

A ver, dos más dos igual a cuatro ¿o no?  ¡¡¡Qué alguien me lo explique, por favor, que la suma no me cuadra!!!

Mañana no pienso leer noticia alguna. Grrrr.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Vaya cantidad de verdades acabas de decir en este post. Tanto cacarear las bondades de la reforma laboral, a ver qué hacen dentro de nada con los parados mayores de 45 años y que nadie querrá en sus empresas.
Y el mundo sigue del revés, los medios de comunicación manipulando a la gente para hacerles creer que los Sindicatos no defienden a los trabajadores. Y la patronal frotándose las manos y a pedir, que ahora llegan las Navidades e igual les cae otro dulce con lo de las pensiones.
Por cierto, que a los empresarios en realidad les costará 12 días de indemnización por despido. Los 8 restantes los paga el FOGASA. Lo que tu dices, un chollo.

Luis

Fernando López Fernández dijo...

Hola María:

Fantástico y clarificador post el que nos dejas. Porque la vida laboral es como la has contado. Lo demás son tonterias y bobadas. A partir de los 40 si pierdes tu trabajo, salvo que seas un lince, lo tienes bastante crudo digan lo que digan los iluminados. Entre otras razones porque los que contratan muchas veces están por debajo de esa edad y se tiende siempre a contratar a gente más joven.

Se sabe que el sistema de pensiones no se puede sostener porque tampoco salen los números y alargando no se consigue porque como dices es irreal.

Tiempos duros nos esperan haya crisis o no.
Un beso

Katy dijo...

Bueno María casi es una suerte aunque nos hayan congelado la pensión (y hablo en singular solo cobra uno) porque a la vista de tu exhaustivo post de seguir así me tiraría de los pelos. Mi madre vive con 500 euros de pensión. O sea estar jubilado no es chollo, estar parado tampoco y currando los pocos que curráis mantenéis todo este tinglado.
Yo sigo la técnica del avestruz, ya saldrá el sol por algún lado y si no ya se verá. Me huelo que vienen mal dadas.
Un beso
Disfruta de tu sobrina:)
Besos

María Hernández dijo...

Hola Luis:

Las cuentas, desde luego, no cuadran, sobre todo, para los trabajadores.
Y para que veas "el andar de la perrita", hoy he leído que el PP propuso al Pacto de Toledo hacer compatible la pensión completa de jubilación con un salario, para (eso dicen) "para fomentar la "reinserción" de los mayores de 65 años en el mercado laboral y la ampliación voluntaria de la vida laboral".
Menos mal que esta "super-idea" fue rechazada por el PSOE y las minorias de izquierdas.

O sea, ¿no sabemos donde meter a los más de 4 millones de parados y también tenemos que "reinsertar" a los jubilados?.

¿Sabes lo que pasa? que esos jubilados a los que estaba dirigida esta super-idea, no han cargado ni sacos de cemento, ni han trabajado bajo el sol o la lluvia, ni han cavado un surco en su vida...por eso le quedan ganas de seguir trabajando después de los 65. Vamos, que está dirigida a "esos otros trabajadores", con despachos privados. Digo yo, porque no me lo explico de otra manera.

Y que conste que no veo nada mal que la gente que quiera, una vez jubilada, colabore con "su experiencia" en algunos proyectos; sería enriquecedor. Pero de ahí a formular que sea compatible "pensión y salario", me parece una aberración.

¿Qué empresa va a emplear a un jubilado a no ser que la empresa sea "suya"?.

Ahí lo dejo, porque hay cosas que "me envenenan" demasiado.

Besos y gracias por tu comentario.

María Hernández dijo...

Ahh, se me olvidaba, el enlace a la noticia que cito en el comentario anterior es:

http://www.lavanguardia.es/economia/noticias/20101013/54022823039/el-pp-propone-al-pacto-de-toledo-hacer-compatible-la-pension-completa-de-jubilacion-con-un-salario-p.html

María Hernández dijo...

Hola Fernando:

Desgraciadamente el panorama pinta "a negro" y "feo, feo, pero feo".

Comentando este tema con un compañero de trabajo, me contaba que algo que había llamado su atención cuando viajó, por ejemplo, a Nueva Zelanda es que hay puestos de trabajo "preferiblemente" destinados a gente con cierta edad.
Por ejemplo, me comentaba que el personal en las cajas de los comercios era siempre gente "mayor". Y me dijo: "es lógico, son puestos para los que no necesitas "esplendor" físico, pero que permiten ganarse la vida (y la jubilación) dignamente".

¡Ay, cuanto tiene que cambiar nuestro entorno! Aquí ocurre al revés, para ser "cajero/a o dependiente" o eres estudiante (para de paso explotarte) o eres poco menos que "modelo profesional", cosa que nunca he entendido porque "jamás me quedará este pantalón como le queda a la dependienta...¡pues no me lo llevo!", vamos, que te mueres de envidia cochina viéndolos tan monos, tan bien arregladitos y ¡tan jóvenes!, jejeje.

El sistema de pensiones, como dices, no se puede sostener, precisamente, porque seremos "más" a jubilar y "menos" trabajando. Si la financiación de las pensiones se basa en "el ingreso de cuotas para el pago de pensiones" vamos muy mal.Y no hay que ser un lince para darse cuenta de éso; antes nacíamos más y ahora menos; antes morían más jóvenes y ahora menos; por tanto, dentro de unos años seremos más sin morirnos, cobrando jubilación y muchos menos trabajando para sostener todo éso: IMPOSIBLE.

Aunque tampoco veo nada claro lo de privatizar el sistema de pensiones, ¿eh?, con "elementos" y "gurús" como los que tenemos, lo mismo te pasas los años "invirtiendo" en tu jubilación y ellos invirtiéndolo en "créditos basura" y te ves con una edad y sin un duro.
"Privatizar" es lo que es, y menos "equitativo" puede resultar cualquier cosa.
En fin, Fernando, "ahorra" lo que puedas "por lo que pueda venir", porque se intuye muy largo.

Besos, y feliz jueves.

María Hernández dijo...

Hola Katy:

Mi padre también es pensionista y, tal vez, como ejemplo sería interesante. Cobra una pensión con "complemento a mínimos". ¿Qué significa éso? simplemente, que cuando se jubiló "forzosamente" a los 60 años, aún a pesar de tener más de 30 años cotizados, el cálculo de su pensión se realizó con los últimos años trabajados y no logró alcanzar la pensión mínima.

¿Cómo es posible que después de trabajar más de 30 años ni siquiera llegues a tener para la pensión mínima?...muy fácil, hay leyes que más que protegerte, te "matan".

Mi padre trabajó desde niño, pero no fue hasta cerca de los 30 años cuando consiguió que "lo aseguraran" en una empresa. A partir de ahí trabajó siempre, excepto durante un periodo, no sé, de dos años si acaso que estuvo parado, allá por 1977 (con otra buena crisis).
En 1990, cuando tenía casi 57 años, la empresa en la que trabajaba quebró, quedándose sin empleo. Después de trabajar tanto tiempo, había acumulado lo suficiente para dos años de "paro"; con la edad que tenía en esos momentos, encontrar trabajo en la construcción no iba a resultar nada fácil. ¿Quién iba a contratarlo?. Y ahí estuvo, en paro, hasta que al finalizar su prestación, en el Inem le recomedaron acogerse al "subsidio para mayores de 55 años", dirigido a todas las personas que "cumplieran todos los requisitos para la jubilación excepto la edad" (años de cotización, etc.). Eso sí, requisito indispensable: jubilación forzosa a los 60 años.

Para calcular la pensión, llegado el momento, concurrieron muchas circunstancias.
- Dos años de paro.
- Un año y pico de subsidio.

Vaya, vaya, resulta que estos "tres años y pico" entran también en los años de cálculo y claro, si cotizas por algo es por una cantidad mínima.

Pero además, existía la "penalización" por no alcanzar la edad "legal" de jubilación: cinco años de diferencia.

Resultado final: tras más de 30 años cotizados, ni siquiera consigue alcanzar la pensión mínima; ahí es nada.

Y éso, en un tiempo donde se "ganaban" derechos, no como ahora, que los vamos perdiendo, uno tras otro.

Katy, no me extraña nada que hagas como el avestruz, pero no me dirás que mirando a tus hijos no te preguntas ¿qué será de ellos el día de mañana?.

Muchos besos y feliz jueves, Katy.

P.D. Por supuesto que disfruto de mis sobrinitos; el nene es un amor, y la nena es, literalmente, preciosa. ¡Ay, que se me cae la baba!, jeje.

Josep Julián dijo...

Hola María:

He leído con detalle tanto tu documentada entrada como los comentarios y tus respuestas. El tema que planteas es, en efecto, como planteas. Si acaso, podríamos añadir a los autónomos que siempre figuran como empleados pero que en muchos casos soportan todas las cargas y muy pocas prestaciones entre las que no se encuentra el desempleo, por ejemplo. Cuando no cotizan porque no tienen trabajo, sencillamente no tienen derecho a desempleo y algunas otras lindezas. El autónomo es visto por los trabajadores como un empresario y por tanto como un esquirol cuando se llama a la huelga. Los empresarios, por su parte, les ven como masa silenciosa. Ya te puedes imaginar que los defiendo porque me encuentro entre ellos.
Y ahora a lo gordo. Tienes razón se mire como se mire. Todo lo que dices es cierto, pero eso no soluciona nada porque lo miremos como lo miremos está será una generación perdida para los jóvenes y también perdida para los mayores de 45años desempleados porque ya verás como el gobierno (de cualquier color) les abocará al auto empleo, es decir, más autónomos, como si eso fuera la panacea.
Sufrimos la resaca de una sociedad del bienestar para la que no sólo no estábamos preparados sino que todos (TODOS) hemos contribuido.
La situación ahora, siendo la que es, no tiene solución vía absorcíón laboral porque tarde, como siempre, nos damos cuenta de que no estamos formados, no se nos puede hablar de movilidad funcional ni geográfica y excepto el turismo no tenemos ningún sector productivo que sea intensivo en mano de obra.
Cuando pase un poco más de tiempo, tendremos la respuesta al hecho de que habiendo tantos motivos para hacerla, la huelga general haya sido un fracaso. Avanzo algunas pistas: no tenemos una clase empresarial profesional, no tenemos unos sindicatos que sepan entender el mundo en el que viven, tenemos una clase política nefasta y los ciudadanos de a pie, aunque duela decirlo, tampoco nos distinguimos por nuestra amplitud de miras y espíritu de sacrificio.
En un país como el nuestro tan dado a buscar culpables en lugar de asumir nuestras responsabilidades, eso es la tormenta perfecta.
Un abrazo.

María Hernández dijo...

Hola Josep:

Me ha gustado tu comentario.

Cierto, los autónomos están ahí enmedio, como en tierra de nadie. No creo que nadie se atreva a discutir éso.
Y todo ello sin hablar de los "falsos autónomos", que tanto proliferan, para su desgracia y alegría de los empresarios.

Pero "Spain is different" como decía aquel slogan y la carga no se reparte equitativamente, según responsabilidad, sino a las espaldas de los mismos de siempre.

Hoy, para mi "envenene" personal, he vuelto a leer una noticia "chunga". El Sr. Díaz Ferrán habla de apechugar de "otra manera" para salir de la crisis: menos sueldo, más horas y nos recuerda que "al principio de la Democracia se trabajaban 48 horas".
Y sin seguro, y sin medidas de seguridad en los trabajos, y sin tantas otras cosas que se han alcanzado en estos años.
La verdad, a estas alturas del libro, no entiendo como aún los empresarios no se dan cuenta que no se trata de "estar más horas", sino de optimizar el trabajo lo mejor posible, porque el principal problema de las "horas" es que hay que pagarlas y éso, claro, les escuece. Optimizar el trabajo, buscar la forma de ser más productivo y competitivo no es algo que el trabajador pueda hacer "por si mismo" y en soledad, es algo que la empresa debe generar.

Otro asunto importante es el de la "economía sumergida", que prolifera como hongos en época de crisis.
Con el nivel de "vida" que ahora tenemos que mantener (por habernos pasado siete pueblos, pero a lo hecho, pecho), reducir jornales es avocarnos a trabajar "por otro lado" a la sordina, porque lo comprado hay que pagarlo y si sobra, comer algo.

Y aunque parezca que no, con la economía sumergida, perdemos TODOS, otra vez.

Por eso, España seguirá siendo diferente por mucho tiempo, porque "vivimos en el fraude" contínuamente y lo peor de todo es que justificamos esta forma de proceder con mil argumentos distintos, como si al hacerlo, dejara de ser un fraude.

Como bien dices es "la tormenta perfecta", pero ya verás como los tejados no sufren tanto como los sótanos. Ojalá podamos alcanzar, al menos, la planta baja; con una ventana las cosas se pueden ver de otra manera.

Besos, Josep y a seguir adelante, que no queda otra.

Katy dijo...

Perdona el doblete pero ciertamente cuando miro a mis nietos me pregunto siempre eso que no me gustarís "Que vida les esperará. Hory sin ir más lejos se lo dije a su madre.
Lo del avestruz es lo me gustaría:)
Un beso

Related Posts with Thumbnails