6 de agosto de 2009

Sudando la gota gorda


Agua, música, ritmo, mucha gente…. ¿espectáculo veraniego? NOOOO, es fitness acuático, mi nueva “disciplina olímpica”.

He pasado muchos horas de “aburrida” actividad en los últimos meses, corriendo hacia ninguna parte, pedaleando hacia ninguna meta, remando sin puerto o patinando sin patines y siempre me entretenía observando el movimiento en la piscina, a través del gran ventanal. Niños y mayores aprendiendo a nadar, un grupo más especializado entrenando en la calle central, los bebés en la piscina más pequeña y “calentita” y más allá, durante días alternos, un grupo de mujeres parecían pasárselo bomba mientras intentaban seguir el ritmo y los movimientos de su monitor.

Reconozco que desde mi “posición” en la lontananza, me divertía seguir sus clases. Con ellas me evadía del cansancio “mental” que provoca ser consciente del tiempo que llevas y el que te falta para terminar un ejercicio. Ya lo expliqué en su momento:
la relatividad .

Tal vez arrastradas por el calor del verano, que hace de la actividad física “indoor” casi un martirio, o tal vez porque, al igual que yo, observaban desde el gimnasio lo bien que parecían pasarlo en la piscina, el caso es que, poco a poco, habituales compañeras de maquinaria aeróbica fueron buscando el frescor de la piscina, al tiempo que podían compaginarlo con ejercicio.

No fui menos y un día, preguntándole a algunas “veteranas” del
aquagym, me decidí a probar. Tuve suerte durante la primera toma de contacto, porque el monitor que nos tocó ese día es uno de los considerados más “light”, por lo que ni me resultó difícil seguir la clase, durante sus 45 minutos, ni padecí “grandes consecuencias” al día siguiente, a nivel muscular.

No ocurrió lo mismo en la siguiente ocasión. Al compás de música latina, merengue, salsa y, sobre todo, mucho ritmo, nuestro monitor se ensañó con cada uno de nuestros músculos hasta tal punto que cuando fui a salir de la piscina le dije a una de las compañeras “Oye ¿cuántos minutos tenemos ahora?” y ella con cara de no entender nada me responde “Minutos ¿para qué?” “¿Para qué va a ser? Para ¡recoger los trozos que han quedado intactos!” le dije y reímos las dos, mientras ella me decía
“No te preocupes, sólo dos monitores son así, los más duros, el resto se lleva bien”

Ahora, no solo disfruto con la clase, sino que se han animado más y la media de edad se ha rebajado notablemente, con las últimas incorporaciones, pasando de ser una clase de “mantenimiento para abuelas” a otra del tipo “Cañita para jóvenes, no tan jóvenes, maduros y abuelos con mucha resistencia” y además, también, se va animando el sector masculino, aunque aún sigue estando poco representado.

Ayer, nos divertimos muchísimo porque nos tocó hacer
aquastep , de forma que teníamos que unir la coordinación propia del step a la resistencia del agua. Además, Kaly, mi “profe” y atleta aeróbica donde las haya (al menos, dentro del gym) consintió en bajar a la piscina y al final, aunque sigue prefiriendo la actividad aeróbica, dijo “me he reído mucho, no estuvo mal”. Hoy ha confesado que tiene agujetas, jeje.

Ojalá terminara por incluir el deporte dentro de mi rutina diaria, de momento, lo voy intentando, porque aunque algunos piensen que lo hago por algo “físico” a la vista está que no es así. Obligarme a hacer el ejercicio, que trabajando no hago, es intentar mantener “el tipo” en cuanto a salud, para vivir mejor.

4 comentarios:

bicipalo dijo...

Ya sabia lo del cambio de disciplina y veo tan natural y sencillo ese cambio de actividad, que lo relaciono inevitablemente con la prehistoria y como el paso de las estaciones y del clima iba alternando las constumbres de nuestros ancestros.
Y como dices al final del post, la actividad fisica, el gym y el deporte no se pueden considerar como aficiones o modas..., evolucionamos con actividad fisica diaria, nuestro organismo fisico necesita de ese "movimiento" que nuestros trabajos actuales han minimizado, sobre todo el tuyo Maria.
Bueno, yo creo que hoy ya estoy de vacaciones..., por cierto, ya no oigo a los vencejos surcando la calle, ¿estarán ya en África...?, besitos Maria.

Economía Sencilla dijo...

Curioso lo del ejercicio físico, muchas veces no te apetece "ponerte a hacerlo", pero una vez que lo has hecho, te sientes fenomenal (agujetas aparte, claro). Y si logras continuar haciéndolo durante unos días, te vas sintiendo mucho mejor, más fuerte, más sano...

Es buena idea ese tipo de actividades acuáticas o no, mezcladas con música, porque así se hace más llevadero, más divertido el esfuerzo. Y si hace mucho calor, lo del agua es ideal...

Por cierto, curioso estudio el de la antropóloga del MIT... (ya ves que hago caso a tus recomendaciones ;-)

Un saludo
Pablo Rodríguez

María Hernández dijo...

Hola Pedro (Bicipalo):

Pues sí, ahora toca otra cosa, cuando llegue el frío y no apetezca tanto el remojito intenso, volveremos al "indoor", aunque tampoco lo he abandonado. Sólo los lunes, miércoles y algunos viernes toca aquagym...los martes y jueves sigo yendo a ninguna parte, cogiendo fuerza y "rodando" kilómetros por si algún día te da por venir a las islas con la bici y me pones en un compromiso "Oye, María...te apuntas a subir a Las Cañadas del Teide?", jajaja. "Si, si, yo subo..arriba te espero...sentada en el coche, custodiando el bocata de tortilla" jajaja.

Pero es verdad lo que dices, hay que darle movimiento a este "body" que se pasa toda la jornada laboral solo moviendo los dedos de las manos.

Por cierto...no he visto si hay vencejos a mi alrededor, pero estaré pendiente para informarte, jeje.

Besos, Pedro..y aunque sé que tú si que haces deporte, cuídese de los "golpes" de calor.

María Hernández dijo...

Hola Pablo:

No sólo cuesta "ponerte a hacerlo", sino que apenas te despistes un par de días, volverte a poner las pilas cuesta el doble. Pero bueno, que no sea por falta de intentarlo (así llevo casi tres años, jaja, intento va, intento viene).

Por cierto, el artículo del MIT no es de los mejores, pero no deja de tener su aquél. A mi, personalmente, me gusta leerlos y comentar a veces, así como visitar, también, el blog de Eduardo Punset y tener la posibilidad de poder ver el programa Redes a través de internet. Conocer e intentar comprender que hay otras personas que se dedican a estudiar cosas que para ti pasan totalmente inadvertidas es interesante. Dicen, algunos que me conocen, que tengo curiosidad de "exploradora", por eso la red me parece una herramienta perfecta para indagar, conocer y aprender desde diferentes formas de colocar los cordones a tus deportivas hasta ver imágenes del universo.
¿Cuál es el problema? que solo muevo los ojos, los dedos y las neuronas, por eso necesito ir al gym, a mover el resto, jajaja.
Saludos,Pablo
María Hdez.

Related Posts with Thumbnails