29 de marzo de 2010

El cambio de hora y los bioritmos



Llegados a estas alturas del año, cuando la primavera no ha hecho más que asomar en el calendario y algunas florecillas comienzan a aparecer, nos vemos atrapados en el cambio de hora.
Esto que, a simple vista, parece ser algo más que apetecible, porque el día se alarga y las horas de luz nos hacen “florecer”, se convierte en un verdadero caos cuando pensamos que hay que perder una hora de la noche del sábado del último fin de semana de marzo. El verdadero problema no es cambiar la manecilla del reloj, el dilema comienza cuando intentamos comprender qué pasará mañana cuando el despertador suene “¿ahora qué toca, que todo esté más claro o más oscuro?” “¿si antes eran las 7, ahora que hora será?”. Cada año las mismas conversaciones en los trabajos, en las tiendas, en los coles y es que, al parecer, algo tan sencillo como adelantar una hora, nos trastoca las neuronas y nuestros biorritmos y aunque parezca casi imposible, hay quienes, después de pasarse años haciendo este mismo gesto, no sabe qué es lo que toca hacer cuando el cambio horario es en primavera o cuando es en otoño.
Yo aprendí lo que pasa en primavera del modo más drástico que existe: asumiendo la cruda realidad.
“Un lunes, como hoy, allá por los años ’80 y tras el famoso cambio de hora, mi madre me envió a hacerle unas compras. La tarde era ideal, la primera tarde larga de aquella primavera que nos acercaba a un verano lleno de aventuras y sin cole. Sin duda, era un acontecimiento para celebrar. Todos los amigos estaban en la calle, jugando y dejando pasar el tiempo porque aquella tarde sería eterna. No era cuestión de resistirse, sucumbí ante la tentación y me apunté a los juegos. El sol no dejaba de brillar en el cielo y la luz parecía haberse detenido, dándonos motivos sobrados para alargar los minutos.
Cuando me pareció que se acercaba la hora de volver a casa, fui, muy diligente, a hacer las compras que mi madre me había indicado, pero cuando doblé la esquina comprobé, casi sin entender, que la tienda había cerrado. Entonces fui consciente de lo que significaba “adelantar una hora”; también esa enorme tarde le pertenecía a todas las tiendas y sus empleados, a aquellos que casi nunca podían disfrutar de ver su sombra en una acera y de todos los que, por fin, podían regresar a casa sin que la noche se les viniera encima.
Pero mientras que, a todos ellos, la luz de la primavera los colmaba de alicientes, sobre mí se abatió una nube oscura y borrascosa:
-“Ay mi madre, ahora ¿cómo vuelvo a casa sin los mandados?-.
Pues así, sin ellos volví y allí estaba mi madre, esperando mi llegada. Tuve que explicarle que “la tarde tan maravillosa me había atrapado” y que el cambio de hora me había jugado una mala pasada y “todo, porque no tengo reloj”. No me sirvió de excusa, porque si tenía reloj, perdido en alguna zona de mi dormitorio y además mi madre no creyó casi nada de lo que le dije. En cambio, me sirvió para no olvidarme que en este ajuste horario te levantas más oscuro y la tarde se alarga, pero…. las tiendas cierran antes que te des cuenta".

Así es como funciona el cambio de hora: en primavera, tienes que darte prisa, aunque el día sea más largo, y otoño te sobrará el tiempo porque la noche estará presente antes de lo que te gustaría.

¿Te acordarás la próxima vez?

11 comentarios:

Katy dijo...

Me ha encantado vivir contigo este cambio de hora María. Todos los años igual. Me acuerdo claro que sí pero cuando hay que adelantar...
Me sienta fatal, y no acabo de hacerme a la idea.
Cuando hay que retrasar es una delicia. Una hora más por dormir, que luego no lo haces.
Y eso que en en Canarias siempre váis atrasados :)
Besos y buena semana a pesar de los biorritmos

María Hernández dijo...

Hola Katy:

A mi me encanta este cambio de hora, me gusta la luz de la tarde, el día que se alarga, las horas de sol...me gusta, hay a quien no, pero a mi sí.

El sábado pasado, Luis me decía, "es que se pierde una hora" y le decía "¿pierdes una hora?, ¿de verdad?, yo he cambiado tantas veces de hora, he ido y vuelto de la península un montón, cambio arriba, cambio abajo, una hora más, un hora menos... que no se quién gana o quién pierde, pero solo por tener una tarde más larga, vale la pena. Total, la luz que se desperdicia por la mañana, antes de levantarte, no la aprovechas".
Mi hijo, ayer, "perdió dos horas", una por el cambio horario y otra por su viaje a Málaga, todo en el mismo día, pobrecito.
Como soy un ser de luz, prefiero los días largos, con rayos de sol, claridad, colores y, como no, risas de niños mientras juegan en la placita hasta los límites de una hora prudente.
Habría que preguntarles a ellos:
¿Perdiste una hora?
Seguro que la respuesta sería algo así:
"Que vaaaaaaa, ahora es más chulo, te puedes quedar más rato en la calle".
Besos Katy, gracias por venir.

Fernando López Fernández dijo...

Hola María:

No se que pasaba en mi blog que no actualizaba tus entradas. Quizás es que atrase los post je je. A mi particularmente me gustan estos cambios de hora y no los noto mucho debido al ritmo de vida raro que llevo. Pero me encanta que sea de día cuando salgo de trabajar. Además cuando voy a Canarias gano una je je.

Un beso

María Hernández dijo...

Hola Fernando:
Creo que el fallo en los blogs se debía a Blogger, aunque también es verdad que he publicado poca cosa últimamente, jeje.
Bueno, tú con lo que viajas casi debes tener un reloj de esos que te permite tener varios usos horarios al mismo tiempo, jeje.
Yo abandoné mi reloj hace unos años, como tantas otras cosas. Si tengo muchas ganas de saber qué hora es, si estoy en el trabajo, miro el pc y si estoy en la calle, miro el móvil, pero eliminé el gesto de mirarme la muñeca contínuamente, como si mi vida dependiera "exclusivamente" de ese movimiento. ¡Qué estres!, jaja.
Solo una cosita más, cuando vienes a Canarias no solo ganas una hora; aquí todos los visitantes ganan algo que para éso vienen de vacaciones. ¿Te parece poco?, jaja.
Un beso.
(Te debo varias lecturas).

Brayan Chavez dijo...

Hola María.
Pues verás que estos cambios de horarios no se dejan ver aquí donde yo vivo, pues las únicas estaciones que se dejan ver son el invierno y el verano.

También aprovecho para dejarte el link de mi website, dame tu opinión acerca de el por favor.
http://www.brayan.tk

Ahora voy a hacer un blog, jejeje. sigo esperando ese baner que te pedí para hacer publicidad de tu blog.
Bye.

Katy dijo...

Te dejo un regalito en mi blog de Ciudadana del mundo: http://katy-ciudadanadelmundo.blogspot.com/2010/04/6-mimos-cuanto-carino.html
casi a sabiendas que no lo vas a recoger. (Me haría ilusión e igual me llevo una sorpresa )
Pero lo he hecho con el fin de reconocer que tienes un blog fantástico y por darlo a conocer a más gente para que otros puedan también disfrutar de ellos.
Un abrazo

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

...traigo
sangre
de
la
tarde
herida
en
la
mano
y
una
vela
de
mi
corazón
para
invitarte
y
darte
este
alma
que
viene
para
compartir
contigo
tu
bello
blog
con
un
ramillete
de
oro
y
claveles
dentro...


desde mis
HORAS ROTAS
Y AULA DE PAZ


TE SIGO TU BLOG




CON saludos de la luna al
reflejarse en el mar de la
poesía...


AFECTUOSAMENTE
BLOGEAR POR BLOGEAR

ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE EL NAZARENO- LOVE STORY,- Y- CABALLO, .

José
ramón...

Brayan Chavez dijo...

Hola María, hasta hoy tuve tiempo de pasarme por tu blog y solo quiero darte las gracias por el mensaje, ese mensaje deja de ser mensaje y se convierte en un muy valioso aporte para mi desarrollo, ya que tienes mucha razón sobre lo que dijiste, puede que alguna empresa quiera ver mis talentos y por errores mínimos me puedo alejar de esas metas.
Hoy mas que nunca te lo agradezco, tengo que confezar que a ese sitio web no le puse mucho entusiasmo pero tu me has levantado el animo y ahora tengo deseos de hacer uno mas, pero que este sea mas mas accesible, rápido, dinámico y entretenido ante todo.

Sigo a la espera del baner que te pedí para podér hacerte publicidad, por que eso es lo mínimo que puedo hacer por lo que tu has echo por mi.

También quisiera invitarte a que formes parte de mi nuevo foro:
http://softnex.foroactivo.net
de esta forma también podrás publicar tus ideas y conocimientos en este foro.
Agradecería que te hicieras miembro de mi blog: softnex.blogspot.com

Te mando un saludo especial y vuelvo a agradecerte lo que has hecho por mi. Espero el baner que te pedí.

Bye

María Hernández dijo...

Hola José Ramón:

Bienvenido a este espacio. Gracias por tu "mensaje poetizado", creo que es el primero que recibo así en este blog.
Un saludo,
María Hdez.

María Hernández dijo...

Hola Brayan:

Me alegro que mi mensaje te haya servido para algo. Ya me hecho seguidora de tu blog y espero, en breve, poder pasarme por ese foro que me indicas, aunque ya sabes que voy con el tiempo justo.
Intentaré enviarte el banner que me pides y si no es correcto me lo haces saber.
Ya sabes que si necesitas alguna sugerencia o si me quieres consultar cualquier cosa solo tienes que enviarme un email (el correo lo reviso más seguido que los comentarios del blog).
Un saludo,
María Hdez.

bicipalo dijo...

Suscribo las palabras de Katy, me ha encantado vivir ese cambio de hora contigo. A mi el cambio me trastoca un poco lo del amanecer, pero como decias la primavera ya está ahí, con sus aromas y sus sonidos, con su luz y con su alegria..., relamente eso es lo que importa despues de un invierno como este.
Imaginemos Maria que despertamos del letargo invernal, con una hora mas o una hora menos..., pero finalmente despertamos.
Besitos canariña.

Related Posts with Thumbnails