13 de marzo de 2012

Bancos: mi deuda es tu negocio

Como dice una expresión muy de mi tierra “Yo me quedo boba”... con la avaricia de los bancos.
El acoso y derribo al que estamos siendo  objeto los ciudadanos  roza lo ilegal, si no  lo es ya, pero a esta gente no hay quien la pare: D. Dinero y su caja de caudales mandan.
No tenemos ya bastante con la que han liado con su “crédito fácil” para todo, para comprar viviendas, un tv de plasma, pagar las vacaciones, un coche, mil tarjetas asociadas a una simple nómina, etc., etc., sino que encima se sienten libres para endeudarte aún más.
Anoche, mi hermana me comentó que revisando el estado de su cuenta había encontrado un apunte que decía algo así como “PAGO DIFERIDO (Minicrédito)” y cuyo importe correspondía a una compra que había realizado con su tarjeta de débito en días pasados. Alertada por ese “Minicrédito” que jamás había solicitado, llamó al número de atención al cliente, donde le comunican que la entidad le había activado el servicio de pago diferido para comprar con tarjeta en comercio, así, sin más ni más.
El asunto funciona así: tú compras con tu tarjeta de débito y ellos te hacen el cargo tres días más tarde, por su cara bonita.
Mi hermana, al instante, solicitó que le desactivaran ese servicio y le dijeron que era imposible a través de esa llamada, que tenía que personarse en su sucursal.
¿Cómo dice?. ¿Ustedes me activan un servicio para el que no he dado ninguna autorización y tengo que personarme, en mi sucursal, para desactivarlo?”- preguntó.
Si, señora, así es”- contestó el empleado de “la banca en casa”.

Tras su alerta, al llegar a casa, revisé mis movimientos bancarios.
Voulá...el cargo que tenían que haber hecho de mi compra de supermercado, realizada el sábado pasado, no estaba.
De la misma forma que antes lo había hecho mi hermana, llamé al servicio de “banca en casa” para pedir explicaciones.
Buenas noches, ¿en qué podemos servirle?”- contesta el empleado.
Si, verá...es que comprobando mis movimientos a través de internet, hecho en falta un cargo que tendría que estar y no está”- dije, aún sabiendo cual sería su respuesta.
Si, Sra., con toda probabilidad será debido al nuevo servicio de Pago Diferido para compras en comercios con tarjeta que desde este mes de marzo se ha puesto en funcionamiento”- intenta explicarme.
Dígame ¿en qué consiste ese nuevo servicio?"- pregunté haciendo un poco la inocente.
Bien, le explico...Ud. puede realizar sus compras con tarjeta en comercios y el importe de las mismas no le será cargado en cuenta hasta tres días más tarde, con lo que Ud. puede contar con mayor saldo disponible para sus compras. No le haga caso donde dice minicrédito”- me relata, como si de un memo bien aprendido se tratara.
Bueno, pero yo no he solicitado ese servicio, es más, me parece contraproducente. ¿Cuántas personas podrán creer que disponen de más dinero del que tienen si el saldo que presenta no es real? Les van a llover las reclamaciones”- le espeté.
En realidad, en un servicio nuevo del que apenas disponemos de información, pero en general los clientes se están dividiendo en un 50% a favor y el otro 50% al que no les gusta”- me dijo.
Claro, el 50% agradecido serán aquellos que siempre van raspados, que ahora, desgraciadamente, somos muchos más, pero yo quiero desactivar este servicio”- le comenté.
Desde aquí no puedo realizar esa operación, Sra., tendrá que ir a su sucursal y solicitarlo allí” – otra lectura aprendida.
¿Cómo es posible?. Uds. me activan de manera unilateral un servicio que no he solicitado y ahora ¿tengo que ir, expresamente, a mi sucursal para que lo desactiven? ¿Estará de broma, no?- dije, casi, al borde de un ataque de ironía casi perverso.
Bueno, Ud. podría llamar a su sucursal. No pida explicaciones sino diga, directamente, que quiere desactivar ese servicio. Tal vez así pueda hacerlo sin personarse”- esta vez, creo, se saltó el discurso aprendido.
Ah, siendo así, lo intentaré y espero que me lo resuelvan porque no está la cosa como para estar perdiendo tiempo y dinero en hacer gestiones por amor al arte”- dije, intentando imprimir una sonrisa que le llegara a mi interlocutor. A esas alturas de su turno estaría harto de recibir llamadas como la mía, pidiéndole explicaciones.
¿Puedo ayudarle en algo más, Sra.?- preguntó, volviendo al modo “On” de teleoperador.
No, eso es todo, muchísimas gracias por atenderme y buenas noches”- sentencié.
Gracias a Ud. Buenas noches”- dijo para finalizar.

Seguidamente, le envié un mensaje de texto a mi hermana... “Me pasó lo mismo con el banco, dice que lo intente por teléfono en mi sucursal”.

Y ahí me quedé, envenenada por la tremenda cara dura de estos banqueros.

O sea, tú tienes una tarjeta de débito, bien porque no crees en los créditos tipo Visa, como es mi caso (si hay se gasta y no hay no se gasta), o bien porque no sabes administrarte y es mejor no meter al demonio en tu cartera.
Ya de por sí, cada tarjeta de débito, puede tener un “disponible” fuera de saldo de una cantidad prefijada.
Encima, ahora, estos señores que son más listos que los ratones colorados, se inventan este nuevo sistema “pago indirecto (minicrédito)”.
¿Qué puede ocurrir?. Que la banca siempre gana.
Vas el sábado a hacer tu compra, como fue mi caso. Pasas tu tarjeta de siempre, pagas y te vas.
El domingo te das una vuelta y decides comprar en el mercado central unas verduritas y frutas de la temporada y pagas con tu tarjeta de siempre.
El lunes miras el saldo. “Ah, pues no estoy tan tiesa como creía”. Ibas a esperar a llevar tus zapatos al zapatero para cuando cobraras el paro, pero como te hacen falta y aún tienes saldo, los llevas hoy, lunes, que así para el fin de semana ya los tendrás como nuevos. Y pagas el servicio con tu tarjeta. De paso aprovechas para comprar una nueva bomba de agua para la cisterna, “porque se está saliendo y eso es un gasto” y pagas con la tarjeta.
No vuelves a realizar compra alguna, porque sabes que estás al borde de “la quiebra mensual” y prefieres esperar a tener, nuevamente, euros.
Y ya está, la has “cagado”, literalmente.
Resulta que el martes te cargan la cuenta del  sábado, el miércoles, la del domingo y el jueves, la del lunes.
Resultado: estás en rojo y tú sin saber nada.
¿Quién gana?..EL BANCO, que te ha estado “mintiendo” si tú saberlo, porque de manera unilateral, sin comunicación previa y sin tu consentimiento te ha activado el servicio “minicrédito” y ahora, no solo estás jodido, sino debiéndole intereses.
Yo no he querido ni preguntar el tanto por ciento de este “minicrédito”, pero conociéndoles no será moco de pavo.
¡Tremendos unos sinvergüenzas!, ¿eh?. Estamos clamando al cielo por tener que pagar los excesos crediticios del pasado reciente y no se les ocurre mejor manera que “incitar” a la deuda de esta manera tan descarada.

Pero... ¿Aquí no habrá nadie que le ponga freno a esta panda de usureros legalizados?.

6 comentarios:

bicipalo dijo...

Bueno Maria, ¿que quieres que te diga....?, tienen patente de Corso y se rien de todo, saben que tienen la sarten por el mango. Yo no tengo tarjetas, siempre pago en metálico. Bueno tengo la de El Corte Ingles y la de Mercadona por mi madre. A los bancos vamos a tenerles que plantarles cara nosotros mismos..., el estado no va a hacer nada.

Katy dijo...

Gracias poe aviso. Afortunadamente soy de las pocas personas que en este país no tienen tarjeta, ni saben como utilizar el cajero automático:-)
Pero correré la voz.
Bss

Macu dijo...

Gracias por haber gente como tu que se tome la molestia de exponer información, porque estaba ya echa un lío pensando en que mañana mismo madrugo y voy al banco, porque con las compras de internet no se sabe.... así que ya comprendí lo que pasa.

Eduardo Prieto dijo...

Gracias María por tu clarísima e ilustradora aportación. A mi me pasó lo mismo y lo di de baja en la sucursal (por que la tengo al lado de casa), pero me ocasionó una considerable pérdida de tiempo.
Piensen entonces cual fue mi sorpresa cuando ahora al revisar el estado de mis cuentas (tengo 2 en cajacanarias) compruebo que a partir del 2 de julio me vuelven a activar de nuevo el servicio de "pago diferido" en la segunda cuenta. Esto ya no tiene nombre, podríamos pensar en incompetencia, pero no, está todo sibilinamente calculado y premeditado. Pongámosle nombre ya a este tipo de actuaciones, tú lo llamarás minicrédito, yo lo llamo engañar y ROBAR. No hay sino que ver lo engañoso de la publicidad del servicio que aparece en la web de cajacanarias donde se muestra como una VENTAJA, en la que en nigún momento te hablan de los intereses que pagarás cuando te quedes en descubierto por el jaleo de fechas de pago y de cargo. Yo el lunes voy de nuevo a la oficina, y voy a solicitar libro de reclamaciones, y al salir me voy a la oficina de consumidores a poner otra. Sé que requiere tomarse la molestia pero es la única manera de intentar ponerlos en su sitio. Lo ideal sería redactar una plantilla de reclamación y que todo el mundo la rellenara y entregara.

Eduardo Prieto Aramburu

María Hernández dijo...

Hola Eduardo:

Comparto tu malestar (o cabreo) con este tema. El "hambre" de esta gente no tiene parangón y no pararán.
Ahí tienes a la cantidad de personas que se han quedado sin "nada" por esos cambios de ahorros en acciones de Bankia, por ejemplo.
Y luego se llevan las manos a la cabeza por pensar que la gente quiere (y lo está haciendo) sacar su dinero del banco.
En el mes de Junio, el día 25, tuve ocasión de presenciar otra "maniobra" espectacular.
En una sucursal donde existen 4 cajeros exteriores y uno interior, resulta que sólo funcionaban dos. Uno de ellos ni siquiera te daba el resguardo.
La cola era terrible porque como es costumbre, a partir del 25 se cobran las pensiones.
Escuchaba a la gente que salía a la puerta de los únicos dos cajeros activos y decía: "Sólo permite sacar 200 euros" y del otro: "Sólo deja sacar 200 pero no da papelito".
Cabe señalar que por algún tipo de normativa, no sé si propia o general, desde hace algún tiempo no puedes sacar importes menores de 300 euros en ventanilla, lo que te obliga a usar el cajero.
Viendo aquel show solo me quedó pensar: "Mira, esto es un corralito disimulado".
La SS.SS no ingresa las pensiones hasta el día 1, de manera que ha sido una "ventaja bancaria" lo de poder adelantar el cobro de la pensión al día 25, pero ¿qué pasa? que los bancos no tienen dinero disponible, dinero metálico, para que me entiendan.
Imagínate que toda la gente que cobra pensión dedide el día 25 sacar su dinero, o al menos, el máximo que permita su tarjeta.
NO HAY DINERO para tanta gente.
¿Qué hacen entonces?...limitan el acceso al dinero.
Cajeros que no funcionan, normativas que te impiden sacar menos en ventanilla, bla, bla, bla.

Unos amigos tb me comentaron que en otras entidades ya están cobrando por cada uso de tarjeta de débito que hagas, es decir, compras con "tu dinero" (que no es prestado, ni de crédito) y el banco te cobra por esta operación.

¿Hasta dónde vamos a llegar?. Ya le cobran a los comercios por los terminales y por cada operación, pero ahora ¿además le cobran al cliente?.

Como todo está montado de manera que se nos hace imprescindible contar con una cuenta bancaria, mi consejo es que nadie baje la guardia y estén pendientes de cualquier movimiento que se produzca en sus cuentas. Si la entidad bancaria se pasa 7 pueblos lo mejor es llegar y decir.."Me voy, aquí se quedan compuestos y sin cliente".
Hoy no hay un banco mejor que otro porque todo, aparentemente, está podrido, pero si todos hiciéramos lo mismo ante los abusos no les quedaría más remedio que "cuidar" a su clientela y no asediarla y robarle como hasta ahora.

Ánimo con esa reclamación, Eduardo...Todos deberíamos hacer lo mismo.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Creo que el mejor sistema es volver al de nuestros abuelos. Los pocos o muchos dineros que se tengan se guardan debajo del colchon, y que les den a estos usureros.

Related Posts with Thumbnails