28 de marzo de 2012

Destino: Laponia


Navegando por la red me he encontrado con este corto y mientras lo visionaba pensaba en mi hijo de 18 años.
¡Tremendo futuro!...la emigración ha dejado de ser una historia de los abuelos a ser una alternativa a plantearse, seriamente.
En menos de 5 años el panorama ha cambiado tan radicalmente que si nos llegan a decir por entonces que ahora, a día de hoy, estaríamos como estamos no lo hubiéramos creído.

Destino: Laponia...mientras tenga nieve.

4 comentarios:

Fernando López Fernández dijo...

Hola María:

Supongo que emigrar será una de las pocas posibilidades que les queden a los jóvenes, aunque también creo que dependiendo de la preparación quizá puedan encontrar buenos puestos y mejores condiciones que aquí. Lo de estos chicos en Laponia es sobrevivir más que vivir.

un beso y feliz día

María Hernández dijo...

Hola Fernando:
Tristemente, creo que la opción "desempolvar la Samsonite del altillo" será una de las pocas que les queden o nos queden.
La otra historia es que ya no nos quedan Américas, ni Alemanias, ni Suizas, ni Francias donde ir a ganar dinero que, al cambio, nos pueda lucir, a pesar del sacrificio. Antes te ibas, igual que los que vinieron, a buscar "el cambio" de moneda que lograra mejorar tus condiciones y las de
los tuyos, en el país de origen.
Ahora, las tornas son otras. Puedes irte, si...e incluso "triunfar", pero allí; tendrás que renunciar al sueño de volver "con perras en el bolsillo".

En cuanto a lo del vídeo, está tan bien hecho que parece real. De momento, que yo sepa, el Inem no te manda a Laponia a trabajar,pero...igual no hace falta, ya van solos.

Un beso y feliz semana.

Germán Gijón dijo...

Hola, María:
aprendemos la realidad a tortazos. Aprendemos a pagar por nuestros errores (fuera de matices sobre en qué medida sociedad o instituciones tienen tal o cual grado de culpa). Aprendemos que nuestra cultura no puede dejar el pragmatismo de lado, pues nuestras decisiones tienen sus consecuencias. ¿Hasta cuándo?
Este es un país que enfermó de aspiraciones no demasiado realistas.
Un abrazo, María.

María Hernández dijo...

Hola Germán:
¡Qué alegría, y de la buena, volverte a ver por aquí!.
Que el país está enfermo, nadie creo que pueda decir lo contrario. No tengo muy claro la veracidad del diagnóstico, pero que nos están metiendo metralla por un tubo, también es verdad y me preocupa muchísimo que la curación no sea el fin que se busque sino el debilitamiento progresivo del paciente.

Hoy, mi madre, mientras me enseñaba cómo arreglar un pantalón raído por la entrepierna, me ha regalado una frase que dice así:
"Es más fácil pasar de la albarda a la silla, que de la silla a la albarda".

No sé si enfermamos de aspiraciones imposibles, solo esperemos no convertirnos en los burros de carga...de la albardas de otros.

Besos, Germán...Mis recuerdos a la family. ¡Qué bueno que hayas regresado!

Related Posts with Thumbnails