15 de enero de 2009

Entre el cuaderno y el blog




Soy hija de la EGB pero madre de la ESO y por más que intento verle el lado positivo al cambio, no lo encuentro. No valen las excusas de la moda, del Messenger, del Facebook o de los cientos de lugares donde nuestros hijos, sobrinos o nietos, escriben con tantas faltas de ortografía que es imposible realizar una lectura comprensiva.


La escritura se sustenta de la lectura y ésta, de un buen vocabulario. Sin practicar estos tres conceptos es impensable lograr una base sólida.


Durante los años de EGB, los dictados y la ortografía eran pan de cada día. Pero también estaba la pizarra, con la fecha del día y los problemas para copiar.


Cuando la ESO ni se había engendrado, vinieron a sorprendernos los cuadernillos “de rellenar”. ¡Qué gran invento para los estudiantes! Pero que gran error para el futuro.


Observo a mi hijo haciendo sus deberes y me arrebato cuando me dice “no hace falta copiar el ejercicio” o “sólo es poner dos palabras”. Luego lo que no puede sorprenderme es que lean y no entiendan. Les falta costumbre.


La culpa la tiene los cuadernillos “de rellenar”. Antes de su aparición, teníamos que aprender a copiar de la pizarra y para ello, saber leer. Había que escribirlo bien para luego volver a entenderlo. Y después, realizar el ejercicio, de manera que para un solo resultado, practicábamos tanto la lectura como la escritura y así hasta el cansancio “este profesor pone mucha tarea”, pero es que el otro y el otro también ponían tareas todos los días y si querías salir adelante tenías que pasar un mínimo de horas “copiando” antes de “hacer”.


Ahora no, si acaso pones el número del problema y la solución, o bien, rellenas con una palabra el vacío dejado a posta en un párrafo. Adiós a la práctica.


Cuando terminé COU, la profesora de Lengua, me suspendió en Junio porque a lo largo de mi ejercicio había puesto tres veces "tambien” sin acento. Por más que argumenté que era la misma falta, no hubo nada que hacer. Tres faltas de ortografía tenían peso suficiente como para hacerte pasar todo un verano soñando con los acentos.


El uso de los ordenadores, los correctores ortográficos, el copiar y pegar de , el Rincón del Vago o cualquier otra fuente de Internet, propician que ni la ortografía, ni la redacción tengan valor añadido. Y por supuesto, la caligrafía es algo sin importancia.


Pero estamos inmersos en el mundo de la tecnología y es el que les ha tocado vivir y se desenvuelven muy bien en él. Otro asunto sería saber si aprovechan el potencial que tienen entre “teclas”para obtener cultura.


He leído hoy en este blog repasodelengua un post muy interesante sobre el posible uso de los videojuegos como instrumento de enseñanza en los centros educativos. Les recomiendo su lectura y los comentarios que ha suscitado.


¿Qué opinan al respecto? ¿un videojuego puede sustituir una lectura (da igual que sea impresa o virtual)? ¿qué capacidad para expresarse de forma oral o escrita podemos esperar del futuro? ¿hay algo más que start, pause, play, again, score que aprender? ¿qué pasará con nuestro castellano?. Aquí les dejo estas preguntitas, pero espero sus comentarios


3 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo sinceramente opino que era mejor la EGB. Creo que fue el último sistema educativo en el que los alumnos aprendían de verdad.

Cuando estudiaba ingeniería se empezó a popularizar el uso de los ordenadores para hacer cálculos. Echando la vista atrás la conclusión a la que llego es que los ingenieros y arquitectos de antes de la revolución informática eran mejores y estaban más preparados que los actuales. La razón, es simple, todo se hacía a mano.
Me parecen geniales los inventos actuales, pero usados racionalmente.
Me gusta el progreso; creo que ha aumentado la calidad de vida y ofrece múltiples posibilidades educativas, pero me quedo con esta idea: "Tecnología sí, pero con cabeza".
Creo que un término medio entre ambas posturas sería lo ideal.

Luis

Anónimo dijo...

hola probando probando

Pedro, también llamado... dijo...

Hola Maria y que alegría encontrar a alguien que no tenga verguenza a afirmar que no todo el pasado fué peor, que no todo el pasado sonaba a castigos, a tiranias y a bofetones por parte de los profesores..., existía una autoridad, que era el maestro o la maestra y otra que eran los padres. Se obedecia, se hacian esos ejercicios que nombras, te esforzabas y terminabas aprendiendo, bien por miedo o por gusto, por responsabilidad o por el placer de hacer las cosas bien. Pero llegó la ESO y con ella el comienzo de la decadencia infantil, llegaron los nuevos tiempos impregnados de dulzura, de consentimiento..., y hemos llegado a donde estamos. Como dices Maria, hoy por hoy, un gran número de adolescentes no entienden lo que leen, realmente no les preocupa en exceso,para eso esta la tele...,pero eso trae aparejado unas consecuencias serias para sus futuros. Trabajos precarios, escasa cultura, cerrazón mental y personalidades manejables, inestables y facilmente manipulables por el estado, por los poderes.
Entrando ya en auténticos delirios, creo firmemente que la debacle escolar, el fracaso academico de nuestros jovenes es algo planificado, algo estudiado... por los estados. No interesa una masa poblacional con cultura, no interesa formar mentes reflexivas, mentes creativas, mentes librepensadoras,mentes críticas...
Sonará a conspiración paranoide..., pero lo creo.
Por cierto Maria, yo no fuí un estudiante modélico, tengo faltas de ortografia pero algo me quedó de aquella disciplina.
Un saludo niña..., ah y desde luego no creo que un video juego enseñe demasiado, eso son chorradas (con perdón, para las multinacionales de los dichosos jueguecitos), fórmulas hipocritas, falsas y condicionadas por comisones y sobornos..., y esto si que es delirio.

Related Posts with Thumbnails