30 de octubre de 2009

Reeducar saludando


Si no lo digo, reviento y como hoy es viernes, si no lo saco, me fastidia el fin de semana.

Y es que… no puedo con las personas MALEDUCADAS, me superan.

Puede que alguien piense que estoy chapada a la antigua, pero por las mañanas, cuando sales de casa, o llegas a la parada del tranvía, o más tarde al trabajo, etc. hay que desear los “buenos días”. Es básico, te abre el espíritu, te reconcilia con la gente, te trae de vuelta a los sentidos que aún yacen aletargados bajo la luz del nuevo día.

¿Es tan difícil decirlo? Dos palabras: BUENOS DÍAS, solo dos palabras.

Claro que hay personas tan míseras para las que desear los buenos días, sin obtener nada a cambio, es poco menos que “negocio frustrado”. Pues no, no todo es negocio, ni todo se vende, ni todo se compra; hay cosas gratis que tienen mucho valor: un buen deseo, una expresión bonita, una dedicatoria personal o, incluso, colectiva, etc.

Ayer estaba decidida a “contraatacar” el mal con mi super herramienta, “paciencia infinita, vas a tener Buenos Días hasta que te canses”, pero hoy, al volver a ver ese gesto de superioridad, de altanería, de mirar por encima del hombro a todo el mundo, tuve un momento de ira interna” de los que bien pueden terminar en “¿tú estás tonta o qué te pasa?” a poco que no controles y que me hizo olvidarme de sacar mi herramienta y darle con ella un par de toquitos, a ver si, entre un día y otro, logramos que se reeduque.

Estoy convencida que mi parecer y el de cualquier persona que no le reporte “beneficio” le importa un comino, eso ya lo tenemos claro, pero se ha olvidado de un detallito sin importancia, la que está fuera de onda no soy yo, la maleducada es otra ¿sabes a quién me refiero, verdad?.

No creo que la supuesta culpable de mi “momento negro del día” pase por aquí a leerlo; es posible hasta que piense que no sé escribir, jejeje, pero no me importaría que lo hiciera, que viniera, que leyera, que supiera que el lunes, sin falta, va a ser torpeada por una oleada de “buenos días, ¿qué tal?...¿a comer?..hasta luego, que descanses, que tengas buena tarde, hasta mañana, etc.” y así podría comprender el por qué alguien, con quien no “había cruzado ni un saludo”, la saluda, le pregunta de “buenas maneras”.

Ojalá hoy pudiera dedicarte “Que tengas un buen fin de semana”, pero no, no te has puesto a tiro y mira que lo tengo ensayado, eh?. Hubiera sido el principio de un cambio, de “lavado de cerebro”, de un “martilleo constante y permanente”, de demostrarte con el ejemplo que hoy eres una MALEDUCADA, pero se puede corregir con un poco de tu parte .¿Eres alérgica a la humildad?..vaya, pues te va a costar un poco más, pero no nos desanimemos, aún no lo sabes, pero el lunes, si todo va bien, vas a desayunar ración doble de Buenos Días y si te pones flamenca, otra de “Buenos Días, para la señoritaaaaaaa” y así hasta que caigas y lo digas. Aún no lo sabes, pero por un Buenos Días no me canso de esperar.

Para todos los demás, BUEN FIN DE SEMANA.

14 comentarios:

Fernando López Fernández dijo...

Hola María:

No puedo estar más de acuerdo contigo. Por cierto Buena super arma. Hay gente amargada por naturaleza y lo que no debemos es dejar que nos amrguen la exitencia. Yo, desde ya, me apunto a ese ejercito de gente que atacará con sus buenos día. Llevo muchos años entrenando y no se me escapa uno.

escribí sobre algo parecido en "palabras claves por el bien del mundo"

http://fernandolopezfernandez.blogspot.com/2009/04/palabras-clave-por-el-bien-del-mundo.html

Por lo demas , buenas tardes, buenas noches y que pases un feliz fin de semana.

bicipalo dijo...

Que bueno Maria..., vaya tono duro y tenso que has uasado..., ¿no será la tonta esa que escribe los nombres en minuscula...?, ya sabes a quien me refiero. Me ha recordado a ese post que escribimos sin conocernos y que casi casi calcamos (Ser Agradecido). Yo normalmente, cuando saludo y no obtengo respuesta suelo murmurar -que te den...- y luego olvido.
¿Sabes...?, me ha gustado leerte así, ligeramente airada, ultilizando el lenguaje escrito como arma que no mata pero duele y hiere.
Maria..., te he enviado un correo (antes de leerte), en el que te deseaba buen "finde"...,otra casualidad.
Besitos y a esperar a ese barco que te trae al chico.

Germán Gijón dijo...

Hola, María:
una entrada inteligente. Creo que lograrás el objetivo porque la altanería se le terminará cayendo por los suelos. Lea o no lea lo que has escrito, seguramente alguien relacionado lo hará y no podrá más que estar absolutamente de acuerdo contigo. Quizá el efecto contagio haga que la susodicha termine recibiendo los insistentes buenos días por parte de todo el mundo.
Un abrazo, María.

Dr.George dijo...

Hola María, muy valiente tu "embestida" en post de la recuperación de los "buenos modales". Es que lamentablemente con el progreso de los sistemas de comunicación, lo que está sucediendo no es justamente un mejoramiento de la educación en grandes sectores de nuestra sociedad, esto es hasta ahora un hecho comprobable y entristecedor.
Sería muy bueno para todos leer y reller aquellos consejos que el Ing. Carlos Slim entregó para los jóvenes estudiantes pero que se aplican a todos los sectores de la sociedad:
http://drgeorgeyr.blogspot.com/2009/06/el-dano-emocional-no-viene-de-terceros.html
Un saludo y gracias por el artículo.
Jorge de Paula

María Hernández dijo...

Hola Fernando:

Qué bueno saber que también eres "adicto" a los Buenos Días y formemos parte del mismo grupo de "las buenas maneras".
He leído la entrada que me recomendaste; no puedo estar más de acuerdo contigo. Nos faltan palabras positivas.
Por cierto ¿ya estás mejor de tu "momento estrés"? ¿se presenta mejor la semana?. Espero que si, al menos, así te lo deseo :)

Un abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

Buenos días María:

Si gracias, aunque las Semana se presenta movidita, pero espero que no sea de locos como la anterior.

Feliz semana

María Hernández dijo...

Hola Pedro:

Vaya, no pensaba que me había salido un post "tan airado" como para que se notara tanto, pero ya veo que sí.

En este caso, para tu conocimiento, no es la de las minúsculas; para ésa, mi arma es escribir correctamente y que cada cual saque sus conclusiones.

Gracias, Pedro por tu comentario y tus buenos deseos para el fin de semana.

Un beso.-

María Hernández dijo...

Hola Germán:

Pues mira, no vendría nada mal que esta buena costumbre se generalizara, sobre todo, en un ambiente tan estridente como el laboral.

Parece que cuando uno se "anteniza" en modo "positivo" las cosas fluyen de mejor manera, ¿no crees?.

Un abrazo y buena semana para ti.

María Hernández dijo...

Hola Jorge:

He seguido tu indicación y he leído el post que me recomendabas. Muy interesante.

¿Qué decir?, "Al final nos vamos sin nada" dice el Sr. Slim. Estas palabras me recuerdan a una de esas coplas que mi padre recita, alguna que otra vez, si la ocasión lo merece:
"De aquí sólo llevarás
las buenas obras que hiciste,
algo bueno si comiste
y la mortaja, nada más".

Lo interesante es poder pasar el máximo de tiempo aquí, de la mejor manera posible, con actitud positiva.

Un abrazo, Dr. de Paula, gracias por tu comentario.

Ars Natura dijo...

Hola María, yo noto, como Pedro, que para escribir esta entrada has pulsado con un poquito más de fuerza las teclas , jejeje.

Un saludo y paciencia....

María Hernández dijo...

Ars Natura:

Bueno, a lo mejor es lo que trasluce pero te aseguro que nunca escribo con el gesto serio, aunque lo que escriba lo sea.

Eso sí, te diré que va dando frutos, ayer, de frente y sin más rincón hacia donde volver la cara, tuvo que decir... "Ay, hola". Aprenderá, por lo menos, a saludarme.

Un abrazo

ClaveDeSol dijo...

Jeje, qué bueno!!

Una de las cosas a las que me costó acostumbrarme cuando llegué otra vez a España es el no saludar ya o dar los buenos días al subir al autobús o las gracias al bajar... Es curioso, estamos totalmente deshumanizados y a menudo creemos lo contrario.

Me ha gustado esa forma de gestionar el "castigo": en vez de ponerte a su nivel, más dosis de educación y buenos modales. Un gran juego pedagógico, puede sentirse afortunada la susodicha por ello. Ha tenido suerte de toparse contigo.

Ars Natura dijo...

jejeje, qué bueno, domando a las bestias..
María la domadora.
Otra faceta más que aflora de ti en este mundo virtual.

Josep Julián dijo...

Buenas tardes María:
Ya veo que has entrado en la guerra de "baja intensidad" que es como la gota malaya. Una o dos, no pasa nada, pero a ver quién aguanta el martilleo constante.
Pues eso, que espero que caigan las murallas de tu Jericó particular pero no a base de toques de cuerno sino de "buenos días".
Pues eso, mucha suerte... y buenas tardes ;-)

Related Posts with Thumbnails